Santiago tiene los ojos azules.

El postparto huele a sudor dulce, a leche y a sangre. El puerperio tiene mucha más sangre de lo que nadie te cuenta. Y eso es solo uno de los secretos de los muchos que esta etapa esconde.