Mi padre era un pozo de conocimiento sin fondo. Repetía una y otra vez los mismos chistes y abusaba del refranero español para crear atajos. Pero la teoría del punto gordo era la culminación perfecta para una carrera de pronósticos y aciertos.