1 agosto 2019

El Consultorio: ¿Cómo saber si me estoy dejando llevar por la inercia en mi vida?




Desde mi anterior newsletter me habéis honrado con multitud de consultas. Me habéis enviado vuestras dudas, vuestras aspiraciones, algunos de vuestros miedos incluso. Gracias a las que lo habéis hecho, os agradezco infinito la confianza.

A las que aún no enviasteis vuestra consulta, recuerda que puedes hacerlo uniéndote a la newsletter.

Debido a mi imposibilidad de contestaros a todas con la extensión que el formato de la newsletter nos regala, he pensado que una bonita manera de poder responder a más consultas será el hacerlo a través de mi cuenta de Instagram.

En Instagram (puedes acceder a mi Instagram desde aquí) abro El Consultorio de manera regular al menos una vez a la semana, así que si veis que vuestra consulta no ha sido escogida para ser contestada en la newsletter, venid a hacérmela allí y no os deis por vencidas. La inmediatez que nos ofrecen las redes sociales me hace más sencillo poder alcanzaros a todas o a casi todas.

Como os prometí, hoy abrimos las puertas de El Consultorio por primera vez.

Pasa, siéntate. Ponte cómoda.

Pienso que la consulta de la que hoy hablamos puede resonarnos a todas.

Empezamos.

Inés, de 39 años, entró a El Consultorio con la siguiente historia:

 

«¿Cómo saber que estás haciendo con tu vida personal lo que querías o si te has dejado arrastrar por la inercia y la comodidad?»

 

Aunque de primeras es un mensaje escueto y con lo que podría parecer poca información, Inés nos dice todo lo que necesitamos saber para conectar con su situación. Utiliza palabras precisas y con peso como arrastrar, inercia o comodidad, que nos llevan instantáneamente a entender a lo que se refiere y a poder ponernos en su piel por un momento.

Todas, absolutamente todas hemos tenido esta duda alguna vez, bien sea en el terreno laboral, en el terreno de las relaciones amorosas, o en nuestros proyectos más personales.

Por eso, Inés, esto va para ti, pero también para todas:

Tu consulta es muy legítima, por eso antes de empezar a desmenuzar me gustaría proponerte que le concedas espacio a esa duda. Entiendo que ya lo has hecho y de ahí que me escribas, pero pienso necesario e importante recordarnos que tenemos derecho a dudar. A sentir que igual no estamos donde queremos estar, que igual no nos hemos convertido en las versiones en las que nos querríamos haber convertido.

El hábito de parar y conectar para reevaluar es un hábito sagrado. Nos permite sentir qué pasa dentro y tomar consciencia de si nuestra vida se dirige al lugar al que queremos que lo haga. En Inglaterra lo implanté como hábito al comienzo de cada clase con mis alumnas. Lo llamábamos ´Checking in´: un par de minutos en la que cada una compartía, mientras las demás escuchábamos, como se sentía ese día. Qué sencillo y qué complicado.

Hablas de inercia y comodidad. Al leerte, me viene a la cabeza el concepto de zona de confort del que tanto oímos hablar estos días. Pienso en cómo hemos asociado la comodidad (un concepto que uno tendría como inicialmente positivo) con ideas que nos traen visos de pobreza mental o falta de ambición personal. Creo que debemos desterrar estas versiones y problematizar con precisión de dónde nos viene esta manera de entender el mundo.

Al contrario de lo que podríamos pensar, el simple hecho de que estas preocupaciones  se presenten no tiene necesariamente por qué ser indicativo de nada. No quiere por qué implicar el que así sea: que te hayas dejado arrastrar por la inercia y la comodidad y no estés donde debas estar. Estamos permanentemente bombardeadas por mensajes alrededor de las infinitas posibilidades de lo que podríamos haber sido. Las redes sociales con sus imágenes perfectas nos hacen comparar nuestros entre bastidores con la puesta en escena de los otros. Una no puede más que preocuparse por pensar si no podría ser todo siempre más y mejor, lo que inevitablemente se convierte en fuente de angustia. Hay tantas opciones, tantas vidas que podríamos haber escogido, tantas versiones de nosotras mismas.

Tanta libertad.

Esta es la crisis de la libertad de la que habla el brillante Byung-Chul Han en su maravilloso ensayo ´Psicopolítica´. En él, dice:

«Vivimos una fase histórica especial en la que la libertad misma da lugar a coacciones. La libertad del poder hacer genera incluso más coacciones que el disciplinario deber. El deber tiene un límite. El poder, por el contrario, no tiene ninguno».

Esta es una reflexión necesaria y muy a tener en cuenta antes de entender de dónde vienen nuestras dudas. Pero quisiera acabar con algo que puede ayudarte. Algo que pueda de veras hacerte conectar contigo y dar respuesta precisa a tu pregunta inicial.

 

«¿Cómo saber que estás haciendo con tu vida personal lo que querías o si te has dejado arrastrar por la inercia y la comodidad?»

 

Sería buena idea que hagas tu ´checking in´ y escuches tus emociones. Son siempre la mejor guía. Esta mañana yo me he levantado, he aprovechado que Santiago se dormía su primera siesta para preparar un buen café y sentarme corriendo a escribirte, Inés. Me he sentido cargada de energía, útil, feliz de aportarte a ti y con sensación de paz. También he notado cierta inseguridad al comenzar a enfocar este caso, pero el hecho de que algo nos guste o nos haga feliz no implica que todas las emociones que nos suscite sean positivas. Es normal que nos sintamos un poco bien y un poco mal en casi todas las actividades que realizamos a lo largo de nuestra vida, las emociones puras (100% buenas o 100% malas) son una rara avis.

Pero he sabido que estaba haciendo lo que debía porque esto me acerca más a los valores que considero importantes en mi vida. Me hacen sentir bien hoy y también en el largo plazo me ponen en el camino de lo que quiero ser, del tipo de mujer y de psicóloga que me quiero ver siendo.

Así que esa es quizá la pregunta que te debes hacer ahora, Inés. Piensa en cómo te sientes cuando comienzas tu trabajo cada mañana, cómo te sientes al volver a casa. Practícalo por varios días y toma buena nota mental de todo. Y no olvides preguntarte dónde vas a estar si cada día haces lo que hiciste hoy en cinco años. ¿Está eso alineado con lo que te importa? ¿Te va eso a convertir en el tipo de persona, de mujer, de profesional que quieres ser, que quieres verte siendo?

Recuerda que la vida se construye desde el futuro. Una piensa en dónde quiere estar (que no es pregunta pequeña) y diseña un plan paso a paso hasta el momento presente. Piensa en cómo poner hoy el primer ladrillo de ese puente. Uno es siempre suficiente. Quizá ese ladrillo haya sido este.

Te deseo mucha suerte, Inés.

Y con esto acabamos.

Recuerda que El Consultorio no es un espacio clínico del que esperar intervenciones psicoterapéuticas, y que esto no sustituye una consulta con un profesional.

Ahora me gustaría pediros que también vosotras participaseis. Podéis dar vuestros consejos, enviar vuestras palabras a Inés y formar parte de una conversación que puede enriquecernos a todas comentando aquí abajo de este post.

Gracias por comentar y compartir.

Nos leemos la semana que viene cuando vuelva a abrir las puertas de El Consultorio.

Hasta entonces, quereos mucho.

Con amor,
MF

PD: Si quieres enviarme tu pregunta para que la resolvamos en El Consultorio, puedes hacerlo apuntándote a la newsletter.

 

7 marzo 2019

Newsletter 08.03.2019




Te mando esta newsletter desde el 7 por la tarde.

Porque el 8M yo paro.

El año pasado celebré este día acudiendo a la manifestación que estaba convocada en Londres. Fuimos cientos las que marchamos al ritmo de himnos bajo pancartas feministas. De aquel día recuerdo la sensación de piel de gallina, de estar presenciando algo muy grande y de encontrarme justo en el lugar en el que tenía que encontrarme.

Hoy no estoy en la manifestación, sino en casa con mi niño. Hoy mi contribución al 8M te la mando por correo, ya que no puede estar allí mi persona física, pero algo me une a la María de hace justo un año: también esta María se encuentra justo donde debe encontrarse.

Hoy, con mis posibilidades y circunstancias, quiero enviarte una serie de recomendaciones feministas de cierta actualidad que quizá no conozcas y que probablemente puedan gustarte. Dar visibilidad al trabajo de otras mujeres es piedra angular de por lo que hoy luchamos y me ha parecido una manera bellísima de reivindicar desde mi pequeña esquinita del  mundo.

Sé que si te recomiendo a Mary Beard y su ´Mujeres y Poder´o a Virginia Woolf y su ´Habitación propia´ te va a sonar a manido, así que he tratado de hilar más fino y rebuscar bien para poder aportarte. Las he dividido un poco a lo loco, que ya sabes que esta newsletter carece de estructura o de cotidianidad alguna, pero aquí prima más contenido que continente, así que allá van de aquella manera. Espero que, como a mí, te hagan conectar más contigo y con las otras. Te remuevan, te hagan temblar un poco.

En Instagram: Vanessa Rosales

Es ahora que me estoy leyendo su ´Mujeres vestidas´, pero en realidad a Vanessa la sigo desde hace al menos un par de años, primero por su blog, más tarde en Instagram y en Youtube. Sus aportaciones versan sobre un tema tan controvertido y con tantas capas como son la unión de la historia, la moda y el feminismo. Una colombiana que nunca se queda en la superficie, que rehúsa de situarse en blancos ni negros y cuyo talento literario y discursivo te funde literalmente los plomos. Soy muy muy fan.

En Youtube: Ayme Roman

Ayme habla sobre filosofía y teoría del feminismo. Publica poco, pero cada vez que lo hace es porque tiene algo importante que aportar. Estarás más o menos de acuerdo con algunas de sus tesis, pero lo que es indudable es que Ayme aporta una versión siempre crítica y clarividente de algunas de las nociones más complejas del feminismo, llevando sus reflexiones siempre un paso más allá de lo que dabas por entendido. Da gusto oírla hablar.

En Ensayo: María Sanchez

María, quien se dio a conocer como poeta a través de su ´Cuaderno de campo´ acaba de publicar un ensayo titulado ´Tierra de mujeres´. María Sanchez es veterinaria de campo y aprovecha las páginas de su nuevo libro para hablar de una España que dice, no está vacía, sino vaciada. En su narrativa invisible aprovecha para nombrar aquello que ha dejado de nombrarse y para restituir la importancia de la literatura de los márgenes, por medio de una voz que, a diferencia de aquello a lo que nos hemos acostumbrado, no es paternalista y condescendiente con el mundo rural y sus mujeres. María escribe precioso.

En Netflix: Russian Doll

Incluyo Russian Doll en estas recomendaciones porque necesitamos más personajes femeninos principales como este: multidimensional, incongruente, con giros inesperados, auténtico. Con una Natasha Lyonne absolutamente brillante (¡muy fan!), una historia compleja y unos diálogos de otra liga, esta ha sido una de las mejores series que he visto este año. Probablemente no es para todos los gustos, aunque ninguna de las recomendaciones de esta newsletter lo es.

En Tribu: Comunidad Extraordinaria

Extraordinaria es la comunidad de mujeres emprendedoras liderada por Gemma Filliol, y aparece en esta lista multicolor por dos motivos principales:

1. Por su buenrollismo. Es una comunidad abiertamente feminista cuyo ethos está cimentado sobre la base de la sororidad. Sus miembros se cuentan por cientos. Se reúnen varias veces al año y construyen siempre desde el entendimiento de que el género condiciona el enfoque de trabajo.
2. Porque en septiembre tengo el privilegio de haber sido invitada para participar como speaker y me cuentan que la vamos a liar muy parda.

Una reflexión: Sobre el ´empoderamiento´

Por último, una pequeña reflexión desde mi orilla: cuidado con la prostitución de la palabra empoderamiento. Cuidado con el feminismo individualista y neoliberal que cree que una se lo debe todo a una. Cuidado con la no deconstrucción del privilegio propio, con perder de vista la importancia de la hermandad, el olvido de la misión primera, que ha de ser siempre la demolición de una macroestructura que es culpable de nuestro síntoma. El crecimiento personal ha de ir siempre de la mano de esto. La psicología ha de ser siempre política en su sentido más filosófico, ha de hacer temblar las bases. Ahí es donde el feminismo es terapéutico, donde entendemos la raíz y solución de todo. No vaciemos de contenido una palabra que era y debe seguir siendo tan enorme.

Porque el 8M somos todas.

Con amor y mucha sororidad,
MF



 

19 febrero 2019

NEWSLETTER 20.02.2019




Santiago tiene los ojos azules.

El postparto huele a sudor dulce, a leche y a sangre. El puerperio tiene mucha más sangre de lo que nadie te cuenta. Y eso es solo uno de los secretos de los muchos que esta etapa esconde.

Seguir leyendo

23 enero 2019

Newsletter 25.01.2019




Hace unos días os planteaba en una de mis newsletters la importancia que tiene el que seamos capaces de no tener siempre visiones claras acerca de determinados temas. De cómo en ocasiones ciertas problemáticas necesitan de espacio y de tiempo para que nos definamos, y cómo incluso una definición definitiva puede no ser necesaria en todo caso.

Hoy quería compartir con vosotros uno de esos temas a los que yo misma le estoy haciendo espacio aún sin saber exactamente dónde me posiciono al respecto:

¿Debe la ficción ser moralizante?

Seguir leyendo

11 enero 2019

Newsletter 11.01.2019




Un tema común que ronda mi escritura es la conformación de la identidad desde el anclaje que proporciona el suelo del contexto: cómo construimos quiénes somos dentro de una esfera que impone expectativas, criterios, conflictos.

Le daba vueltas a este concepto cuando nació este texto:

Seguir leyendo

26 diciembre 2018

Newsletter 26.12.2018




Acabo el año a las puertas de la maternidad, que me trae las primeras reflexiones sobre qué significará educar en general y en el feminismo en particular.

Poco a poco y tras mucha masticación, comienzo a caer en la cuenta de que se parecerá mucho a inculcar y nutrir el pensamiento crítico (¿no os parece que lo hemos perdido un poco-mucho en esta era de la posverdad?).

Seguir leyendo

5 diciembre 2018

Newsletter 05.12.2018




Os escribo desde mi nueva vida, cuyo aspecto luce más o menos así:

Seguir leyendo

20 septiembre 2018

La Psicología Feminista y tu mundo de posibilidades




Gloria Steinem —renombradísima feminista radical de la segunda ola— dijo que «sin saltos de la imaginación, o soñando, perdemos la emoción de la posibilidad. Soñar, al fin y al cabo, es una forma de planificar». Y yo al escucharla creo que si alguien tuviera que definir en pocas palabras el Coaching Psicológico Feminista (que por cierto es el título del dissertation de mi postgrado en Londres), esta frase debería aparecer en la primera línea.

Seguir leyendo

13 septiembre 2018

Feminismo Terapéutico




En la sociedad del «si quieres, puedes», el contexto en el que vive cada individuo acaba inmerecidamente relegado a un inevitable segundo plano. En el «tu actitud es lo que cuenta», en el campo de los coaches de cursillo de fin de semana, las frases pegadizas y los nazis de la felicidad forzosa, los problemas con los que cada una de nosotras acabamos en la vida se reducen a solo un plano: tu capacidad resolución y afrontamiento.

Seguir leyendo

4 enero 2018

Consigue tus objetivos de año nuevo con el método narrativo + Descargable




Con toda probabilidad esta es la entrada número 289.465 que lees desde que comenzó el 2018 acerca de cómo conseguir todos los objetivos de año nuevo y convertirte mágicamente en la persona que quieres. Por eso, hoy vengo a contarte un método radicalmente distinto (pero que también es un poco mágico). Uno que seguro segurísimo no has leído antes y que —sí, eso mismo— te va a ayudar a alcanzar lo que te propongas.

Seguir leyendo

Llevo 5 años ayudando a otras Mujeres a conocerse mejor para encontrar su voz y su camino a través de la Psicología, el Coaching y la Formación individualizada. Escribo libros porque he comprobado en cientos de mujeres el poder de la conexión con una misma y con otras para crear una vida más plena, más rica y más creativa.

Frase de la semana

«No malgastes tu tiempo, pues de esa materia está formada la vida». Benjamin Franklin